Imagínate que visitas la casa particular de tu vecino y cuando paseas por su patio divisas unas piedras raras, anómalas dentro del mobiliario de un jardín. Te acercas intrigado por la visión y te percatas que esas macizas piedras son nada más y nada menos que lápidas en casa, ¡lápidas funerarias dentro de la casa! ¿Qué pensarías de lo que acabas de ver? Te llevarías un susto de muerte, nunca mejor dicho.

Pues eso le ocurrió al estadounidense Tom Illk cuando un buen día se le ocurrió hacerle una visita a su buen amigo Chris Kelley en Sellwood, Oregón.

Lápidas antiguas

Según relatan en la emisora de televisión local KOIN, el amigo Kelley tenía tres lápidas en casa que le servían de ornamentación.

Tras la inmediata denuncia dada a las autoridades por parte de Tom, estas pudieron averiguar su procedencia y fechas. Y ahí llega otra de las sorpresas de la extravagante noticia: las lápidas funerarias son dos niños y de un joven.

La policía dictaminó que estos componentes de las tumbas fueron extraídas del Cementerio Comunitario de Rebekah, ubicado en el Condado de Wasco, en Oregón.

lapidas cementerio

Estos restos fúnebres proceden de los nichos del joven Edwin Albaugh, fallecido en 1891 a la edad de 29 años, de Edwin Quinn, el cual murió en 1885 con tan solo 2 años de vida y de Oley Brown, muerto en 1905 a los 8 años.

Por tanto son todas lápidas en casa con más de un siglo de antigüedad. Ese parece ser el motivo por el que Kelley las sustrajo ya que nadie notaría su ausencia.  Aunque el cementerio ha notificado que no tenía constancia de la sustracción de dichas lápidas recientemente, los lugares dónde estaban enterrados estas personas ahora deberían estar abiertos o sin identificar.

La policía estima que el robo de las lápidas funerarias se habría producido en julio de 2013.

Arrestado gracias a su amigo

No parece clara que atractivo causó y llevó a Kelley a sustraer dichas lápidas. Además siendo de quien eran.

Su amigo Illk no dudó en avisar a la policía cuando pasó un tiempo. Tras una chocante primera impresión intentó convencer a su amigo para que devolviera las lápidas pero esto se negó.

Por eso, aunque son amigos de siempre, acudió a las autoridades. Illk afirma que si no lo hubiera hecho posiblemente su amigo hubiera seguido sustrayendo lápidas del cementerio.

Chris Kelley, que cuenta con 53 años, quedó arrestado bajo cargos de robo y violación de lapidas. Ahora se enfrenta a una multa de 50.000 dólares y la restitución de lo que robó. Kelley se declaró no culpable y tendrá que acudir a declarar bajo un juez.

Las lápida han quedado requisadas y, mientras tanto nuestro protagonista se ha mudado a la casa de otro amigo. Esperemos que éste no tenga que volver a denunciarle por otro hecho anómalo o lapidario.

Abrir chat
1
Contacta con nosotros
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?