En Menorca quieren abaratar el coste de eliminar los animales muertos en toda la isla.

Su Conseller de Economía, el señor Fernando Villalonga, está negociando con el Gobierno Balear la posibilidad de declarar a la isla como “zona remota”. El objetivo de esta declaración es que se puedan volver a permitir los enterramientos de animales muertos en fincas ganaderas.

Volver a los autoenterramientos

Menorca es uno de los lugares de España dónde más alta está la tarifa de incineración de estos animales. Aunque desde las administraciones públicas se financia la supresión de los restos biológicos, Villalonga entiende que no se puede acortar más el precio.

El Conseller explicaba que las subvenciones económicas que se aplican para estos casos no pueden estar siempre disponibles y que, por tanto, habrá que ser capaces de buscar otros métodos para disminuir los gastos en sacrificio de animales.

La principal solución sería declarar a la isla como zona remota para que se permitiera a los ganaderos menorquines poder enterrar a sus reses muertas en las fincas particulares. Esta práctica se prohibió hace años, a raíz de las crisis de las vacas locas y se consideró a los cuerpos de los animales muertos como material específico de riesgo.

animales muertos

Fiebre catarral en un bovino – Fourrure

El Ministerio de Agricultura determinó entonces que había que deshacerse de estos restos biológicos para evitar las infecciones mediante la incineración. Para ello el estado planificó con las comunidades autónomas un plan de financiación que costearan los sacrificios de animales de granjas o del campo.

Tras una tanda de negociaciones se llegó a un acuerdo para probar un sistema de seguros estatales obligatorios que costeara el mantenimiento de este servicio.

Tarifas altas

Lo del enterramiento de las reses en las propias fincas del ganadero se podría hacer siempre que estas no tuvieran alguna enfermedad o riesgo para la salud. Si es así se deberían de incinerar en el horno de Es Milà, dónde hasta ahora acaban los animales muertos.

Y es que, que este ganado acabe allí supone un gran desembolso porque la tarifa de este horno es mucho más alta que la de, por ejemplo, Murcia, dónde pagan 22 céntimos por kilo de precio base cuando en Menorca cuesta 1,01 euros el kilo.

Del precio base de Menorca, 34 céntimos van destinados para gastos de veterinario y transportes.

Para el ganadero, el precio final que debe pagar se abarata bastante gracias a las subvenciones del Gobierno Balear y del Ministerio de Industria. Unos ocho euros por animal sacrificado. Pero para poder recibir estas ayudas las fincas deben disponer de un rebaño mínimo de veinte cabezas. Si no es así el precio final aumenta bastante, hasta ciento veinte euros por pieza.

El Conseller tampoco ha descartado, como medida de ahorro, que se pueda reservar un espacio para el entierro de estos animales en el horno de Es Milá y desde el sindicato del campo se reivindica que el horno de Es Mila se use para otras funciones y no solo para eliminar animales. Así no caería todo el coste en el sector ganadero.

Fuentes:

http://menorcaaldia.com/economia/unio-de-pagessos-pide-al-govern-que-revise-las-tarifas-del-horno-de-es-mila/14635

http://menorcaaldia.com/economia/el-consell-quiere-permitir-los-entierros-de-animales-muertos-en-las-fincas/15806

Abrir chat
1
Contacta con nosotros
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?